Formulario de búsqueda

Lu Ma Mi Ju Vi Do
1
 
2
 
3
 
4
 
5
 
6
 
7
 
8
 
9
 
10
 
11
 
12
 
13
 
14
 
15
 
16
 
17
 
18
 
19
 
20
 
21
 
22
 
23
 
24
 
25
 
26
 
27
 
28
 
29
 
30
 
31
 
 
 
 
 
  • Imagen
El Castellet

La visita al castillo

El castillo de Turís, llamado comúnmente El Castellet, es una construcción que, durante quinientos años, fue un elemento fundamental en la defensa del territorio de Valencia. Desde 2009 se desarrolla un proyecto de Puesta en Valor promovido por el Ayuntamiento de Turís con la ayuda del Ministerio de Cultura y de la Diputación de Valencia, coordinado por la Universitat de València que, en 2010, llevó a cabo una campaña de excavaciones dirigida por el catedrático de arqueología José Luis Jiménez Salvador y el arqueólogo Enrique Díes Cusí. Tras las primeras fases de consolidación de los restos hallados, la visita permite llegar al castillo siguiendo el antiguo camino de carros para entrar en el recinto por la puerta sur. Había otros caminos que llevaban a las cuatro aldeas documentadas en época islámica: Turís, Fondos, Cortixelles y Serra, a las que el castillo administraba y protegía.

RECOMENDACIONES PARA  LA  VISITA.

- No suban encima de ningún muro.

- Sigan preferentemente el camino indicado.

- No recojan material cerámico en superficie.

- Respeten los carteles y señales.

- No excaven ni quiten piedra alguna.

- Respeten la vegetación y la fauna.

- No dejen basuras ni desperdicios.

- Comuniquen al Ayuntamiento cualquier incidencia.

 

HISTORIA DEL CASTILLO

 

EL TORREÓN Y LA ZAWIYA

(Inicios del s. XI)

La primera construcción, de época musulmana, fue un gran torreón, origen de topónimo Turīš (léase “Turiish”, arabización del término latino Turris, torre). Ejercía las funciones de control y defensa de la comarca, en representación del poder central, pero también para protección de la comunidad a la que servía y a la que pertenecía.

Unida a este torreón por una doble muralla, se edificó a la vez una zawiya, un oratorio dedicado a una persona santa con su  sepultura (maqbara). Se podía entrar a ella por una puerta abierta al castillo pero, desde exterior, un camino y una rampa permitían llegar hasta otra puerta situada en el muro llamado de la qibla, orientado hacia La Meca. En este muro se abría la hornacina (mihrab) hacia la que se dirigían los fieles para orar. La cubierta era plana, para recoger el agua de lluvia que se canalizaba a una cisterna situada fuera del recinto.

 

LA AMPLIACIÓN DEL CASTILLO

(2ª mitad S. XI)

Al convertirse en un punto clave para la defensa la frontera oeste de la nueva Taifa de Balansiya, la fortificación fue reformada y ampliada. En la zona sur se demolió la zawiya, por ser la zona más accesible, y se levantaron nuevas defensas: una torre, cuyo terrado recogía agua para la cisterna, y una  muralla, donde se abría la puerta principal del castillo hasta la que podían llegar los carros. Delante de ella se construyó un recinto (barbacana) para protección de la puerta.

El gran torreón sirvió ahora de residencia y de atalaya pues una nueva muralla amplió y mejoró la capacidad defensiva del castillo. Aunque la ladera sur no tiene grandes escarpes, presenta una pendiente continua que salva un desnivel de más de 50 m sin posibilidad de protegerse de los disparos de los defensores. Por ello, la muralla sur se diseñó como un simple parapeto sin adarve que permitía disponer  a muchos soldados. Tenía dos salidas: una pequeña puerta falsa en la mitad de su trazado y un portillo en su extremo sur, para poder ir a la cisterna al pie de la torre. Una bestorre en el ángulo NE permitía flanquear al atacante que hubiera llegado al pie de la muralla.

La muralla este estaba protegida por el cantil, haciéndola de difícil acceso. La muralla norte no se ha podido excavar, pero probablemente se abría en ella una pequeña puerta junto a la bestorre NO. La bestorre NE flanqueaba dicha muralla y su puerta para una mejor defensa.

 

LAS REFORMAS ALMOHADES

(1er tercio S. XIII)

Ante el avance de los reinos cristianos tras el debilitamiento del Imperio Almohade por la derrota en las Navas de Tolosa, se reformó el torreón, que se hizo ahora más alto y estrecho. Mejorando su función como atalaya, estaba ahora en contacto visual directo con el castillo de Buñol y con el recién construido de Macastre. Entre estos tres castillos aseguraban el control de los tres caminos naturales que llevan desde el llano al altiplano de Requena-Utiel: el río Magro, el río de Buñol y el Collado Umán. La intervisualización garantizaba que cualquier señal llegaría rápidamente a los otros dos. Esta red de castillos había de tratar de detener los ejércitos enemigos, a la vez que avisaría a la población del peligro.

Por lo demás, hubo pocos cambios en las defensas. Sólo en la muralla oeste. se mejoró el camino de ronda y se construyeron nuevas dependencias en el interior. En cambio, se mantuvo la cisterna en el exterior del castillo.

 

EL CASTILLO DEL SEÑORÍO  (ss. XIII-XV)

La conquista cristiana lo transformó en la sede de un Señorío. Por ello, se levantó la llamada casa del Senyor, en la que habitualmente residía el gobernador y, a veces, el Señor. En las nuevas bodegas se almacenaba la parte de la cosecha pagada como impuesto y en las prensas y lagares se transformaba en aceite y vino.

Con todo, siguió participando de la defensa del reino de Valencia y, desde principios del s. XIV, formó parte esencial de las defensas contra el reino de Castilla. A comienzos del siglo XV, las nuevas armas de fuego y la perenne amenaza desde Requena, plaza fuerte castellana, llevaron a realizar mejoras en las defensas. En toda la muralla, las almenas se sustituyeron por parapetos con troneras para  espingardas y ballestas. En la zona sur, la torre fue rebajada para convertirla en una batería para una bombarda.

De esta manera, las armas de fuego desplazaban definitivamente a la panoplia medieval, anunciando lo que sería la guerra en época moderna.

 

Cronología de los poseedores del señorío de Turís (1238-1500):

1238               Conquista por el rey Jaume I del territorio. El castillo de Turís tiene bajo su jurisdicción cuatro alquerías (Aldeas): Turís, Cortixelles, Serra y Fondos.

                           23/4/1238      Gombau d’Entença señor de la Alquería de Turís.

                           3/4/1238        Pedro Garcez de Deça, señor de la Alquería de Serra.

1275               Teresa, hija de Gombau, señora de Turís. Casada con Pere Ferràndez de Híjar, señor de Buñol.

1299               Muerte de Pere Ferràndez de Híjar. Pere Ferràndez, hijo de éste y de Marquesa Gil de Rada, hereda los señoríos de Turís y de Buñol. Vende este último a la corona en 1304.

1320               Bernat Colom, señor de Turís. Se ignora el momento de la compra.

1322               Muerte de Bernat Colom. Pere Colom, hijo de Bernat, señor de Turís.

                           1335               Pere Colom vende el señorío a su hermano Ramón Colom.

1354               Muerte de Ramón Colom. Felip Boïl se autodenomina senyor de Turís. La Corona le compra Turís.

3/1354            Se da a Joan Escrivà la jurisdicción de la Alquería de Cortixelles.

25/5/1354      Pere, Conde Ribagorza, vende a Ramón de Tous el castillo de Turís y los llocs de Turís, Serra y la alquería de Fondos

1386               Muerte de Ramón de Tous. Pleito entre su viuda, Caterina Massana, y Pere Boïl.

1400               Sigue el pleito entre Felip Boïl y los descendientes de Ramón de Tous.

1404               Manuel de Tous, señor de Turís.

                           1407               El señorío es adjudicado en subasta a Vidal de Vilanova.

                          ¿1425?          Luis de Vilanova hereda el señorío de Turís.

1429               Arruinados por las deudas, los Vilanova venden el señorío a los Boïl de Lladrò. Pere Boïl de Lladrò señor de Turís.

1461               Muerte de Pere Boïl de Lladrò. Su hijo, Pere Boïl de Lladrò señor de Turís.

1481               Muerte de Pere Boïl de Lladrò. Su hijo, Lançalot, señor de Turís y Serra; su hijo, Franger, señor de Fondos y Cortixelles.

1490               Debido a las deudas, a los hermanos Boïl de Lladrò se les prohíbe el uso de la jurisdicción del señorío.

1494               El señorío se vende a Joan de Borja, duque de Gandía.

 

Información y fotos:

José L. Jiménez Salvador (Dep. de Arqueología e Historia de la Universidad de Valencia).

Enrique Díes Cusí (Arqueólogo).

 

Galería fotográfica de la intervención finalizada

  • Imagen
    Unos paneles explicativos guian la visita por el Castellet.
  • Imagen
    Imagen
  • Imagen
    Imagen
  • Imagen
    Imagen
  • Imagen
    Para mejorar el acceso se ha limpiado el antiguo camino de carros.
  • Imagen
    Imagen
  • Imagen
    Imagen
  • Imagen
    Imagen
  • Imagen
    Consolidación de la muralla sur. Estado final.(2)(Autores fotos J. L. Jiménez-E. Díes).
  • Imagen
    Consolidación de la muralla sur. Estado final.(Autores fotos J. L. Jiménez-E. Díes).
  • Imagen
    Consolidación de la zagüiya y torrebatería sur. Estado final.fotos J. L. Jiménez-E. Díes
  • Imagen
    El Castellet. Lado oeste después de la consolidación.fotos J. L. Jiménez-E. Díes
  • Imagen
    El Castellet. Vista del lado sur.(Autores fotos J. L. Jiménez-E. Díes).
  • Imagen
    El Castellet. Vista general con el Torreón Central al fondo.fotos J. L. Jiménez-E. Díes
  • Imagen
    El Castellet. Vista general desde el norte.(Autores fotos J. L. Jiménez-E. Díes).
  • Imagen
    Torreón Central visto desde el sur.Autores fotos J. L. Jiménez-E. Díes
  • Imagen
    Vista del lado norte del Torreón Central después de la consolidación.fotos J. L. Jiménez